miércoles, 26 de octubre de 2011

EL DESEMPLEO, UNA CONSECUENCIA DE LA IMPARABLE CRISIS MUNDIAL

PRETORIA, ÁFRICA DEL SUR, Octubre 26, 2011 -  Más de 400.000 empleos se han perdido en África del Sur en los últimos quince meses, según declaraciones del ministro de finanzas Pravin Gordhan. Se calcula que aproximadamente unos 426.000 empleos del sector formal no agrícola han desaparecido y que el estimado global de perdida de empleo fue mas que el doble de esta cifra. El incremento en la tasa de desempleo ha sido del 21.8 % en el año 2008, a un 25.7 % en el segundo cuarto del año 2011. Estas cifras no contienen en su totalidad el estimado de 2.2 millones de trabajadores que aun están buscando trabajo. El gobierno se ha constituido en el mayor empleador.

Uno de los factores que mas se reciente cuando las crisis económicas golpean los pueblos, es el empleo. Las noticias con mucha frecuencia están registrando el cierre de diversas fuentes de trabajo alrededor del mundo. Esto resulta preocupante para las economías de los países, pues la pérdida de empleo muestra con diáfana claridad la falta de inversión, generada por la desmotivación o el temor de los inversionistas que no quieren arriesgar sus capitales en economía tan frágiles como las que estamos viendo en esta época.

Este fenómeno viene a unirse con otros elementos que Jesucristo Hombre ha proclamado como componentes vitales de estos últimos tiempos para completar el objetivo de acabar con este sistema que durante siglos ha venido perjudicando el sano desarrollo de la sociedad.

2 comentarios:

¿PORQUE NO SE PUEDE RESOLVER EL PROBLEMA DEL DESEMPLEO?

Como con la globalización hoy ya no hay fronteras entre loa países del mundo, este problema ya es mundial, y tenemos que juzgar y tratarlo universalmente.

Enfocando así descubrimos que este mal no se presento por azar, y no es un caso coyuntural, sino es consecuencia de otros nuevos tipos de males, surgidos desde la revolución industrial, entre los que el antinatural y desenfrenado expansión demográfica y extensivo consumo de energía del hombre contemporáneo tienen efectos directos sobre su negativo desarrollo.

Referente al primero, la población del mundo hoy con su 7.000 millones es 35 veces más que nuestro planeta tenía en la época de Jesucristo, y de la segunda, es 3 – 4 veces mayor de lo normal y que existía en la época de Jesucristo. Multiplicado estos dos factores 35x (3-4) = 105-141 veces más consumo de energía que se consumió en la época de Jesucristo.

Además de este antinatural cambio, como con la emancipación de las mujeres, ellas buscan trabajos fuera de la casa, prácticamente se duplica el mano de obra en el mercado y con los avances tecnologías se han creado maquinarias e instrumentos capaces de realizar trabajos de 10-100 personas, para realizar las verdaderos trabajos que nuestra naturaleza especia humana necesita sobra mano de mano de obra de personas. Y si en caso por un milagro podríamos resolver este problema, nuestro planeta no tendrá suficiente recursos naturales para satisfacer estas desorbitadas demandas materiales que este tipo de vida causaría.

Más aún si nuestras ciencias y tecnología, en la que nuestras sociedades tienen una fe incondicional, hubieran encontrado soluciones para producir estos demandas, este descubrimiento hubiera sido a costa de distintos tipos de contaminaciones venenosas que destruirán el medio ambiente y biodiversidad de nuestro planeta, que son esenciales para poder desarrollar las vidas que componen nuestro planeta y mantienen su perfecto y armonioso desarrollo.

Ante estos hechos, si alguien aún piensa que este catastrófico fin nuestros economistas podrían evitar, llamo la atención que el antinatural y desenfrenado expansión demográfica y también antinatural crecimiento de consumo de energía aún no ha llegado a su techo, sino que según las estimaciones de las Naciones Unidas la población del mundo para el año 2050 alcanzara la cifra de 9.600 millones y el excesivo consumo de energía se extenderá también entre los países económicamente emergentes y vía del desarrollo que es el 2/3 de la población del mundo. Los que multiplicado estos dos factores, 47 (aumento de la población del mundo)x (3-4) consumo de energía significaría 141-188 veces más consumo de energía que existía en la época de Jesucristo, que tomando en consideración que hoy 1.500 millones de personas no tienen hogar para los que además tenemos que construir en loa 38 años lo que queda hasta el año 2050, es una demostración clara que el problema del desempleo no es cuestión simplemente económica sino más bien filosófica, que busca la causa y no y no el manifestado efecto de este problema.

Madrid 16 de Noviembre de 2011
Francisco Z. Lantos Dr. Arquitecto

¿PORQUE NO SE PUEDE RESOLVER EL PROBLEMA DEL DESEMPLEO?

Como con la globalización hoy ya no hay fronteras entre loa países del mundo, este problema ya es mundial, y tenemos que juzgar y tratarlo universalmente.

Enfocando así descubrimos que este mal no se presento por azar, y no es un caso coyuntural, sino es consecuencia de otros nuevos tipos de males, surgidos desde la revolución industrial, entre los que el antinatural y desenfrenado expansión demográfica y extensivo consumo de energía del hombre contemporáneo tienen efectos directos sobre su negativo desarrollo.

Referente al primero, la población del mundo hoy con su 7.000 millones es 35 veces más que nuestro planeta tenía en la época de Jesucristo, y de la segunda, es 3 – 4 veces mayor de lo normal y que existía en la época de Jesucristo. Multiplicado estos dos factores 35x (3-4) = 105-141 veces más consumo de energía que se consumió en la época de Jesucristo.

Además de este antinatural cambio, como con la emancipación de las mujeres, ellas buscan trabajos fuera de la casa, prácticamente se duplica el mano de obra en el mercado y con los avances tecnologías se han creado maquinarias e instrumentos capaces de realizar trabajos de 10-100 personas, para realizar las verdaderos trabajos que nuestra naturaleza especia humana necesita sobra mano de mano de obra de personas. Y si en caso por un milagro podríamos resolver este problema, nuestro planeta no tendrá suficiente recursos naturales para satisfacer estas desorbitadas demandas materiales que este tipo de vida causaría.

Más aún si nuestras ciencias y tecnología, en la que nuestras sociedades tienen una fe incondicional, hubieran encontrado soluciones para producir estos demandas, este descubrimiento hubiera sido a costa de distintos tipos de contaminaciones venenosas que destruirán el medio ambiente y biodiversidad de nuestro planeta, que son esenciales para poder desarrollar las vidas que componen nuestro planeta y mantienen su perfecto y armonioso desarrollo.

Ante estos hechos, si alguien aún piensa que este catastrófico fin nuestros economistas podrían evitar, llamo la atención que el antinatural y desenfrenado expansión demográfica y también antinatural crecimiento de consumo de energía aún no ha llegado a su techo, sino que según las estimaciones de las Naciones Unidas la población del mundo para el año 2050 alcanzara la cifra de 9.600 millones y el excesivo consumo de energía se extenderá también entre los países económicamente emergentes y vía del desarrollo que es el 2/3 de la población del mundo. Los que multiplicado estos dos factores, 47 (aumento de la población del mundo)x (3-4) consumo de energía significaría 141-188 veces más consumo de energía que existía en la época de Jesucristo, que tomando en consideración que hoy 1.500 millones de personas no tienen hogar para los que además tenemos que construir en loa 38 años lo que queda hasta el año 2050, es una demostración clara que el problema del desempleo no es cuestión simplemente económica sino más bien filosófica, que busca la causa y no y no el manifestado efecto de este problema.

Madrid 16 de Noviembre de 2011
Francisco Z. Lantos Dr. Arquitecto

Publicar un comentario en la entrada

EDITORIAL DE LA SEMANA

Tiempos gloriosos!! Tiempos postreros!! Tiempos de la consolidacion de la familia, el Padre, la Madre y los hijos (El Labrador, la Vid y los Pampanos). Para que el pampano pueda llevar fruto tiene que permanecer en la vid (en la esposa). El pampano (el hijo) no pueden llevar fruto por si mismo, separado de la vid mas bien se seca y es hechado fuera!! Asi de sencillo. Por Melquisedec y por Miguel!!